top of page

Piel atópica del bebé: todo lo que debes saber


Entre los problemas de piel más habituales de los bebés se encuentra la dermatitis atópica. No por habitual es más conocida y más sencillo tratar una piel atópica. Por eso, como sabemos que puede generarte dudas, vamos a darte algunos tips para que cuides de la mejor forma posible la piel de tu bebé.


¿Qué es la piel atópica?

La piel atópica es la que ha perdido su función de barrera y permite el paso de algunas sustancias que pueden resultar irritantes. Además, el sistema inmunológico también se ve alterado y, al juntar ambos aspectos, se produce la dermatitis.

Seguro que has oído hablar de ella muchas veces, y puede que hasta la hayas visto, pero ¿cuál es la característica fundamental de la piel atópica? ¿Sabrías responder a esta pregunta? Esa característica es la sequedad, que provoca el resto de los síntomas que tiene asociados: el picor, la descamación y la irritación que en muchas ocasiones son evidentes a simple vista.


¿Cuáles son las causas de la piel atópica?

Entre todas las posibles causas de la piel atópica hay una que es la principal y que es difícil de controlar: la predisposición genética. Si en la familia hay antecedentes de atopía, tu bebé tendrá papeletas para tenerla ya que se trata de una enfermedad crónica y hereditaria.

La piel de tu bebé es mucho más fina que la tuya, por lo que se irrita con más facilidad, y tiene un ph más básico, por lo que está menos protegida. Además, como aún está en proceso de maduración, puede dejar que penetre o se escape más agua, por eso puede tender a la deshidratación.

Otra cuestión que hay que tener en cuenta es que tu bebé aún no regula bien su temperatura corporal, lo que puede llevarle a desarrollar otra afección de la piel bastante común: la sudamina.

Los factores ambientales, alérgicos y alimenticios también pueden tener que ver en el desencadenamiento de la piel atópica.


¿Quiénes padecen piel atópica?

La piel atópica evoluciona según el bebé va creciendo, pero en algunos casos persiste en la edad adulta, aunque las lesiones no se presentan en los mismos lugares del cuerpo. En los bebés y niños suelen aparecer en las piernas y glúteos, en las zonas de flexión (rodillas, codos) y en la zona del cuero cabelludo. En los adultos, pueden aparecer en la cara y en el cuerpo.


¿Cómo cuidar la piel atópica?

Para cuidar la piel atópica de tu bebé, sigue estas indicaciones:

  • Son mejores las duchas o los baños cortos.

  • El agua ha de estar templada, ya que el agua caliente es irritante para la piel.

  • Seca su piel a toquecitos, sin frotar, ya que eso empeoraría el cuadro.

  • Hidrata su piel después del baño.

  • Vigila que las uñas de tu bebé estén siempre cortas, así si se rasca no empeorará las lesiones. Ten a mano unas tijeritas específicas.

  • Se recomienda el uso de ropa de algodón y fibras naturales.

  • Trata de mantener al bebé a una temperatura estable, para evitar que sude.

  • Lava la ropa nueva antes de estrenarla, para evitar posibles restos. Hazlo con detergentes específicos, que cuiden la piel.

¿Conocías las características de la piel atópica? ¿Y sus cuidados?


Fuentes:

Post Original - Suavinex Spain

Piel atópica. CuidatePlus

6 visualizaciones
Posts Recientes
Búsqueda rápida
bottom of page