top of page

Parto prematuro: síntomas y causas


Tras superar el segundo trimestre de embarazo y empezar el tercer trimestre de embarazo, la amenaza de un parto prematuro está mucho más presente. Si estás embarazada y te adentras en la última etapa de embarazo debes tener cuenta que puedes sufrir un parto prematuro espontáneo, incluso aunque tengas tu parto programado. Para estar preparada en caso de sufrir un parto antes de tiempo, tan solo debes seguir determinados pasos.


¿Qué es un parto prematuro?

Se considera un parto prematuro cuando el bebé nace con más de tres semanas de antelación a la fecha estimada del parto. En función de la semana en la que nazca el bebé se pueden distinguir diferentes niveles. Por un lado, cuando el parto prematuro ocurre desde las 32 semanas hasta las 34 semanas de embarazo se trata de un parto prematuro moderado, así como cuando un parto prematuro ocurre a partir de la semana 34 (cuando casi se ha completado el ciclo del embazo) se contempla como un parto prematuro tardío. En cambio, si el bebé suele nacer antes de la semana 32 o incluso de la semana 25 de embarazo suelen tratarse de bebés prematuros extremos.

La mayoría de bebés prematuros suelen sufrir diversos problemas médicos que pueden conllevar complicaciones. Este tipo de problemas serán más o menos complicados en función del nivel de antelación del parto. Pues cuanto antes nazca el bebé, suele aumentar el riesgo de tener complicaciones.

Síntomas de un parto prematuro

Puede que puedas notar ciertas señales de parto prematuro que puedan avisarte que vas a tener que dar a luz a tu bebé. Son varios los síntomas que se pueden sufrir en un parto prematuro. Como siempre señalamos cada cuerpo es un mundo, por lo que cada embarazada puede sufrir unos u otros síntomas. A modo informativo si que podemos tener en cuenta los síntomas o signos más comunes entre las embarazadas que suelen sufrir un parto prematuro. Los cuales se recogen en los siguientes puntos:

  • Las contracciones del embarazo son uno de los principales síntomas del parto, aunque a vece pueden confundirse con las contracciones de Braxton Hicks.

  • Alta presión en la zona del pubis, experimentando una sensación como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.

  • Dolores tanto en la zona lumbar y en la zona del abdomen.

  • Sufrir cólicos leves como en periodos de la menstruación.

  • Un aumento o cambio del flujo vaginal (con aspecto como de mucosidad o sanguinolento) o incluso sufrir manchado o sangrado vaginal.

  • Rotura de la bolsa, conocido también como rotura de aguas del embarazo.

Cuando tengas cualquier duda, siempre es recomendable acudir al médico o a la ginecóloga, puesto que los profesionales siempre te darán una visión o diagnóstico mucho más certero. Además, siempre que sufras algunos de estos síntomas no lo debes dudar, acude al médico. Sobre todo, porque puede que estés de parto y no se trate de una falsa alarma.

Causas de un parto prematuro

No se puede hablar sobre unas determinadas causas que provoquen que el parto sea prematuro. Si que es verdad que hay determinados factores de riesgo que pueden provocar un parto prematuro, como pueden ser:

  • Haber experimentando otro parto prematuro en embarazos anteriores.

  • Que la madre cuente con diferentes problemas como pueden ser infecciones urinarias en el embarazo, enfermedades renales, del tiroides o corazón, diabetes gestacional, presión arterial alta, anemias de alta gravedad… En este caso puede producirse un parto prematuro por infección u otro tipo de enfermedades graves.

  • Que se den determinadas alteraciones en el útero como puede ser la placenta previa o el desprendimiento de placenta.

  • Sufrir alteraciones durante el embarazo como la eclampsia o la preeclampsia.

  • Embarazo múltiple (mellizos, gemelos, trillizos o más), ya que el parto múltiple suele adelantarse a la fecha prevista.

  • Factores del estilo de la madre como fumar, un consumo continuo de alcohol o drogas, así como poder experimentar un parto prematuro por estrés, depresión, mala alimentación… Los sucesos por estrés como puede ser la muerte de un familiar o sufrir violencia puede conllevar un parto prematuro.

  • Diferentes alteraciones que puede sufrir el feto como pueden ser malformaciones cromosómicas o del corazón, infecciones ultrauterinas…

Complicaciones parto prematuro

Así como se han tratado los posibles síntomas y causas, también deberás tener en cuenta las posibles complicaciones tanto para ti como para tu bebé tras sufrir un parto prematuro.

Antes de nada, hay que destacar que la mayoría de bebés prematuros no sufren complicaciones a priori, pero sí que es verdad que algunos bebes pueden sufrir complicaciones a corto o largo plazo. Asimismo, este tipo de complicaciones también están muy relacionadas con el peso del bebé al nacer.

Algunas complicaciones o problemas a corto plazo que puede experimentar el bebé están relacionados con un bajo peso, problemas respiratorios, órganos que no se han terminado de desarrollar, problemas de visión o corazón… Asimismo, otras complicaciones que pueden sufrir a largo plazo están relacionadas con una parálisis cerebral, problemas de comportamiento o incluso de aprendizaje.

Por este tipo de problemas es por lo que los bebés prematuros suelen quedarse ingresados tras su nacimiento. En la mayoría de ocasiones tan solo son un par de semanas hasta que el bebé coge el peso adecuado y todos sus órganos están desarrollados completamente.

Prevención del parto prematuro

Algunos de los factores que puedan causar un parto prematuro no están relacionadas directamente con tu estilo de vida. Pero si que se pueden llevar a cabo determinadas acciones para disfrutar de un embarazo mucho más saludable y sin ningún tipo de complicación. Entre esas acciones se puede:

  • Acudir a todas las consultas prenatales con las que recibir un buen seguimiento médico de forma regular.

  • Mantener una dieta saludable y variable, disfrutar de una buena nutrición en alimentos con ácidos poliinsaturados disminuye el riesgo de sufrir un parto prematuro.

  • No tomar ningún tipo de sustancia de alto riesgo, como puede ser el tabaco, drogas o alcohol.

  • Esperar para volverte a quedar embaraza, puesto que algunos estudios sugieren que los embarazos con menos de seis meses de diferencia cuentan con un mayor riesgo de sufrir un nacimiento prematuro.

  • Recibir atención y tratamientos médicos para tratar las afecciones crónicas como pueden ser la obesidad, la diabetes u otras enfermedades que puedan provocar un parto antes de tiempo.

¿Conocías los diferentes aspectos relacionados con los partos prematuros?


Fuentes:

Suavinex Spain - Post aquí

6 visualizaciones
Posts Recientes
Búsqueda rápida
bottom of page