top of page

Crisis de lactancia, ¿sabes cuándo y por qué se producen?


La lactancia materna siempre debe ser a demanda. Debemos conocer los patrones y ritmos con los que podemos encontrarnos según el momento del bebé. Es importante que sepas que la lactancia no es siempre igual. Esto te ayudará a comprender mejor a tu bebé, especialmente si surgen dificultades, como son las temidas mastitis durante la lactancia materna o incluso problemas de agarre en la lactancia.


En las primeras semanas de vida del bebé las tomas serán muy frecuentes y duraderas. Después, serán más cortas pero también más efectivas. La variación en la frecuencia no debe tomarse como un indicativo de falta de leche (motivo por el cual un alto porcentaje de madres abandonan la lactancia). El bebé, a medida que va creciendo, aprende a mamar mejor y tiene más fuerza con lo que será capaz de vaciar el pecho más rápido. Tranquila, la ganancia de peso será la señal de que tu bebé mama adecuadamente. Pero, ¿qué ocurre cuando se producen las crisis de lactancia?


Crisis de lactancia del bebé


Seguro que has oído hablar de las llamadas crisis de lactancia o brotes de crecimiento. Estas crisis de lactancia suelen aparecer en determinados momentos donde hay una mayor demanda de leche. En función de la edad del pequeño se pueden tratar diferentes crisis de lactancia. Sobre todo, porque en las primeras semanas el bebé necesita tomas más frecuentes y duraderas.


Crisis de lactancia a los 20 días de vida


A los 20 días de vida del bebé, seguramente haya recuperado el peso perdido al nacimiento y la lactancia ya esté instaurada. De repente su demanda aumentará y sólo querrá estar pegado al pecho. Es una señal clara de crecimiento aunque también se puede denominar como la primera crisis de lactancia del recién nacido. Como reclamará más tomas te estimulará más por lo que producirás más leche. Simplemente producirás lo que necesita el bebé para superar ese momento de crecimiento.

Algunas mamás creen que esa mayor demanda se debe a que el bebé «se queda con hambre» o a que ella «no tiene suficiente leche», creencias que están lejos de la realidad. Pues el bebé lo único que hace es comer y demandar en función de lo que necesita.


Crisis de lactancia al mes y medio


Durante las 6 o 7 primeras semanas de vida, tanto las madres como los bebés empiezan a vivir su segunda crisis de lactancia. Además, esto puede ocasionar un comportamiento más alterado e irritable en el bebé. Aunque no debes preocuparte, puesto que al cabo de unos días esta conducta cesará. Algo a tener en cuenta, es que es importante no negar el pecho y ofrecerle el pecho cada vez que le notemos inquieto.

El cambio de humos del bebé durante su primer mes y medio puede deberse a que la composición de la leche materna suele cambiar, lo que hace que el sabor también cambie. Este cambio podría no gustar al bebé, pero con el paso de los días terminará por normalizar el sabor, por lo que no hay que preocuparse por esta conducta.


Crisis de los 3 meses


Es la más importante de todas. En este momento las tomas se espacian ya que suelen ser más efectivas. Notarás que el bebé se distrae a la mínima pues empieza a interactuar con el medio que le rodea. La ganancia de peso será menor que hasta ahora, aunque es lo común y no hay que preocuparse por eso.

Por otro lado, empiezan a chuparse las manos y los dedos lo que se puede interpretar como un indicativo de hambre. Asimismo, la madre ya no notará los pechos tan llenos como en semanas anteriores.

Todo ello es normal, pero puede interpretarse equivocadamente, de ahí que muchas madres opten por finalizar la lactancia materna en este periodo. Pero simplemente se trata de una nueva etapa de la lactancia. No necesitan suplementación alimenticia a la lactancia, tan sólo necesitan seguir mamando a su ritmo, es decir, a demanda del bebé.

Suele ser muy útil minimizar los estímulos ambientales, retirarse a una habitación tranquila, con poca luz, hará que se distraiga menos. Como consejo os recomendamos no forzar las tomas y ofrecerle siempre antes de que tenga mucha hambre para evitar que se ponga nervioso.


Crisis de lactancia al año de vida


Este tipo de crisis no es como la crisis de lactancia en las primeras semanas, ya que la madre suele estar sometida a una mayor presión social por la edad del bebé. Una vez que los bebés llegan al año de vida suelen dejar de tener interés por alimentos o incluso comer en pequeñas cantidades, mientras que demandan una mayor cantidad de leche materna.

Eso se debe a que el crecimiento del bebé no sucede tan rápido como en los meses anterior. Durante esta etapa no es aconsejable eliminar la lactancia materna pues el bebé recibirá aún menos cantidad de alimentos. No hay que preocuparse ya que se trata de un etapa de la lactancia, cuando el niño llegue a los 15 o 18 meses volverá a comer con mayor intensidad puesto que la velocidad de crecimiento se volverá a incrementar de nuevo.

Las crisis de lactancia son momentáneas, por lo que no será necesario pasar al biberón por una crisis de lactancia. Cualquier duda que tengas sobre la lactancia de tu bebé tan solo deberás preguntar al pediatra o a tu ginecóloga.


¿Conocías estas crisis de lactancia? ¿Te has enfrentado a alguna?


Créditos: Suavinex Spain - Link al post original aquí

47 visualizaciones

Comments


Posts Recientes